Nosotras

Este proyecto nace de la pasión por crear complementos de moda únicos, diferentes y hechos a mano con amor.

Emprender no es fácil: los miedos, la incertidumbre, el desconocimiento de un nuevo mundo… te frena, pero salir de tu zona de confort, saltar al vacío y volar es una experiencia maravillosa, dura, pero el crecimiento personal el brutal.

Cada una tenía sus razones para emprender Inma por mis hijos y la necesidad real de conciliar la vida familiar con la vida profesional. Afri, cansada de ser un número en el S.A.S. decidió que aparte de ser enfermera de U.C.I., podía crear (lo que soñaba cuando era pequeña).

Del amor nace este proyecto, cargado de ilusión y esperanza por un mundo laboral diferente. Inmaculada, la gran aprendiz, meticulosa, desordenada y perfeccionista. Africa, la inquieta, activa, habladora y ordenada.

Son la luna y el sol. Son las manos y los pies de Patadekoala. Toda ellas son corazón.

La clave

Cuando la necesidad aprieta, el ser humano crece. Si me hubieran dicho, hace varios años, que iba a montar una empresa, me hubiera hinchado de reír. De no saber coger una aguja, a ser la costurera de este proyecto.

Patadekoala diseña cada producto mimando todos los detalles. Se confecciona todo a mano, creando ediciones limitadas, fomentando la sostenibilidad y el buen hacer.

El taller está libre de humo y situado en un pequeño pueblo de Málaga, Rincón d ella Victoria, frente al mar.

Tanto los tejidos como los proveedores son cercanos para fomentar la reactivación de la economía local y circular.

Creemos en el movimiento ¨Slow¨ y contribuimos a él creando complementos de calidad, creandolos uno a uno, sin grandes producciones, ya que somos personas y no máquinas.

En Patadekoala nos interesan las prácticas sostenibles que ayuden a reducir nuestro impacto en el medio ambiente y den respuestas a problemas sociales y éticos.

Valoramos las cosas bien hechas por ello siempre que podemos colaboramos con diferentes O.N.G u organismos que fomenten la ayuda al prójimo.

Cada complemento es único e irrepetible, ya que compramos escasos metros de cada tejido. Los confeccionamos a fuego lento y con paciencia para mujeres capaces de deleitarse con nuevas formas de ver el mundo.